lunes, diciembre 21, 2015

Con el pretexto de la inseguridad los centros de salud se quedaron vacíos

El retiro de médicos y enfermeras de los hospitales, clínicas y centros de salud de algunas regiones del estado, con particularidad de las comunidades indígenas por cuestiones de la violencia y la inseguridad pública inició en el gobierno de Zeferino Torreblanca, continuó en el de Angel Aguirre
Rivero y no ha parado.
El presidente de la Comisión de Salud del Congreso del Estado, Raymundo García Gutiérrez mencionó que esté problema se da porque los médicos y enfermeras temen ser víctimas de extorsiones y secuestros por parte de los grupos delincuenciales. Lo grave de este problema, indicó el ex presidente municipal de Acatepec, es que las comunidades rurales quedan “a la buena de Dios”, ya que al no contar con atención médica por parte del Seguro Social o el ISSSTE se quedan totalmente desprotegidos.
Y es que dijo que a pesar de que algunas regiones del estado no sufren los índices de violencia que se registran en las ciudades, lo cierto es que médicos y enfermeras se aprovecharon de ese fenómeno para solicitar sus cambios de adscripción aun sin haber sido víctimas de la delincuencia organizada.
Dijo que a pesar de esto, sus solicitudes de cambios de adscripción surtieron efecto porque fueron “arropados”, protegidos o solapados por el Sindicato de Trabajadores de la Secretaría de Salud o por las anteriores administraciones de la dependencia.
Lo que ocasionó esto es que muchos hospitales, clínicas y centros de salud de muchas comunidades rurales se quedaron sin médicos y enfermeras al grado de que muchos tuvieron que cerrar de manera temporal.
Señaló que fue en el gobierno de Angel Aguirre cuando se incrementaron las extorsiones contra médicos y enfermeras en algunas partes del estado y fue en ese periodo cuando aumentó el éxodo de los hospitales, clínicas y centros de salud, ya que “muchos utilizaron esos fenómenos sociales como argumento para salirse de esos centros de trabajo con el aval de su sindicato”.
Por este problema, indicó que es urgente que el gobierno del estado, en coordinación con los Ayuntamientos busquen un mecanismo que garantice la permanencia de los médicos y de las enfermeras en los Centros de Salud, ya que esto evitará también que se saturen los hospitales de las zonas urbanas, ya que ante la falta de médicos en los Centros de Salud de sus localidades la gente se va a los nosocomios más grandes. (Baltazar Jiménez Rosales)

No hay comentarios.: